Preloader

Sweeth Tooth

Lorem Ipsum proin gravida nibh vel velit auctor aliquetenean sollicitudin, lorem qui bibendum auctor, nisi elit consequat gravi.
1-677-124-44227 info@your business.com 184 Main Collins Street West V. 8007

FOLLOW US ON INSTAGRAM

Lorem Ipsum proin gravida nibh vel velit auctor aliquetenean sollicitudin, lorem qui

junio 2020

Existen tres tipos de merengues: merengue suizo, merengue italiano y merengue francés. Cada uno de ellos se prepara de una forma distinta, siendo los ingredientes los mismos para cada receta, clara de huevo y azúcar. El merengue suizo es más brillante y se utiliza para decorar postres. Hay varias formas de hacerlo pero la mas usada es batiendo las claras y el azúcar al baño María sin que el recipiente toque el agua

La barra gallega es originaria de los pueblos de Ourense y  se incluye entre los que llamamos panes rústicos. Se trata de una pieza de aspecto rústico, miga suave con grandes alveolos, cortezas crujientes, cortes o greñadas en la superficie y espolvoreada de harina en su exterior, rasgo que le caracteriza. Lo mas destacable en el proceso de elaboración de esta barra rústica es que además de trigo puede llevar harina de otro cereal frecuentemente harina de centeno o malta que da color y aroma a la miga. Durante su elaboración es necesario aplicar una buena masa madre y largos tiempos de reposo, que van a proporcionar a las piezas, migas alveoladas con el intenso aroma y sabor de los panes “de antes” La fórmula y el proceso que seguimos en Panadería Guijarro para su elaboración, es la siguiente:

El bollo suizo (a veces simplemente suizo) es un bollito elaborado tradicionalmente en las pastelerías madrileñas.

El nombre originario dado a este tipo de bollo madrileño es el de bollo de leche y se servía como desayuno y merienda habitualmente en los cafés de finales del siglo XIX en Madrid. La oferta tan exitosa que se hacía de él en “Café Suizo” hizo que al principio se les denominase "bollos del suizo" y finalmente simplemente como «suizos». Su elaboración fue muy popular a comienzos del siglo XX cuando se introdujo en la repostería española la conocida como levadura francesa, denominada así por ser procedente de la factoría francesa de Singer.